Guion

Casi no llego a DAMA Ayuda 2018

En las dos últimas semanas no he escrito nada. Después de terminar el Reto 30 días, me había propuesto escribir, al menos, tres páginas a la semana con fecha de entrega el domingo. Lo he ido cumpliendo más o menos, hasta el fin de semana del seis de octubre. No pude, por falta de tiempo, escribir ni una línea. El fin de semana siguiente fue el del puente y ¿qué puedo decir sobre los puentes? Son el momento ideal en el que los profesores te cargan de deberes porque vas a tener muchísimo tiempo libre. El problema es que ese tiempo libre va a estar ocupado con cosas que no haces normalmente y, deberes y páginas de guion quedan relegados a un segundo, tercer o cuarto plano.

Cuando hace un mes se publicó la convocatoria de la 6ª edición de DAMA Ayuda pensé que quizás este año no era el momento idóneo para presentarme. Quería terminar el guion que tengo a medias y ya me cuesta escribir como para ponerme a pensar en otra historia. Al mismo tiempo, no quería dejar de participar. Pero fue pasando el tiempo, y pasando, y llegó el puente de octubre y seguía sin una línea. No me había acordado de la convocatoria para nada. ¿Pero tú no quieres escribir? Menuda escritora de pacotilla estás hecha. Y así es como ayer, a diez horas del final, me enfrenté a la página en blanco pensando en una historia tan fuerte emocionalmente para mí que no sé si podré sacarla adelante, aun con ayuda. Una historia sobre la que he pensado escribir en varios géneros y formatos y así está, ocupando recuerdos en vez de ocupar papel.

Un párrafo, fin de la hora de la comida. Clase, trabajo, viaje a casa, encuentro inesperado con una amiga. Tic tac. Ocho y media, la cena y la comida del día siguiente en la cocina y el ordenador todavía apagado. Nueve, llamada telefónica. Al fin, a las diez menos cuarto, me siento, leo el párrafo escrito al mediodía y corrijo un par de líneas. Respiro hondo, pienso unos segundos y me pongo a escribir del tirón. Unos pequeños retoques de estilo, corrección de algunos elementos para que se parezca menos a la realidad, revisión de nuevo de las erratas y once menos cuarto. La dejo reposar media hora y la lanzo al ciberespacio.

Y así es como se ha gestado la sinopsis más churro que he escrito hasta ahora, muy similar en temática a la más churro que escribí durante el máster. Ojalá el resultado fuera diferente al de aquella, aunque me temo que no. No tengo tanta práctica escribiendo sinopsis como para que me salgan de manera automática y sin pensar.  Pero el menos he llegado, me he puesto las pilas para llegar y he activado mi creatividad. A ver si consigo llegar algún día al siguiente paso: terminar el guion que empiezo cada año después de la convocatoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s