Guion

Problemas con el malo

Un año desde la última entrada. Un año sin apenas escribir. Un año peleándome con el malo. Quizás es sólo una excusa para no seguir adelante, para evitar la verdadera lucha con el guion. Si el malo de la película no es un buen personaje, la historia no funciona e incluso la protagonista pierde mérito. No quiero un malo que caiga en el tópico, que sea perverso sólo porque sí. Quiero cuidarlo, que tenga un motivo para actuar como actúa, que en este momento concreto, en el que pasa todo, se comporte como un cabrón, pero que la persona que lo conozca (si es que alguien llega a conocerlo alguna vez) piense que cualquiera en su lugar podría haber caído en lo mismo, que el mundo tiene muchas tentaciones y no somos perfectos.

Un año pensando en la motivación de Jota, pensando que su nombre, cuatro letras reducidas únicamente a una inicial, lo marcó desde el principio para que el subconsciente de mi mente lo imaginara como un macarra arrogante y egocéntrico. ¿Y si no lo es? ¿Y si sólo es alguien desesperado por hacer feliz a la persona que quiere, tanto, que ha tomado la vía fácil?

Un año de cavilaciones, de dar vueltas y más vueltas para encontrar una pequeña grieta por donde entrar a su mente, para conocerlo mejor de lo que él se podría conocer, mejor de lo que me conozco a mí misma. Quizás porque tiene una parte de mí, ese lugar oscuro que convierto en personaje como forma de terapia. Un año sabiendo que tiene la cara de Quim Gutiérrez porque la persona real que lo ha inspirado se parece a él y al final, igual que esa persona, lo daría y lo dejaría todo por un hijo. Entonces, ¿es ese su punto débil?

Una de estas noches de Navidad, en medio de un insomnio producido por el empacho, la luz se abrió camino en mi mente y descubrí cómo es Jota de verdad y llegué a dos conclusiones. La primera, que tengo que mimarlo y tratarlo como si él fuera el protagonista, invertir la historia y mirarla desde su punto de vista. La segunda, que este proceso influirá en la historia que tenía pincelada y sobre todo, en la protagonista. No sé si saldrá algo bueno de esto, pero estoy satisfecha por haberlo recordado por mí misma, aunque el proceso de descubrimiento haya sido lento. Sólo me queda por decir: bienvenido al mundo de los protagonistas, Jota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s