Sin categoría

Los no trofeos y una ventana al pasado

Hoy abrí la cuenta de correo del blog y me encontré un email en el que los de WordPress me decían que me han echado de menos. Fecha: trece de abril. Fecha de mi último post: 6 de abril. Fecha en que empiezo a escribir este post: veintidós de abril.

No escribo demasiado, he estado casi dos meses en blanco a principios de año, así que no sé por qué tanta prisa esta vez. Recordé entonces que hace ya algún tiempo me enviaron una medallita virtual por mi quinto post. Comprobé mis trofeos por primera vez y ahí estaba el circulito azul con fecha del cuatro de febrero de este año. Y un comentario al lado:

Vaya, no eres un editor prolífico. Echa un vistazo a todos los logros que has ganado hasta ahora. Tal vez deberías bloguear sobre ellos”.

No voy a ofenderme por lo que es verdad, pero ha sido como un toque para recordarme que debo ver más cine sobre el que hablar, leer más guiones sobre los que hacer comentarios, escribir más, por supuesto y… ¿encontrar tiempo? Sí, lo reconozco, a veces la pereza me puede. Me paso doce horas fuera de casa como mínimo y el cansancio me vence cuando llego, lo último que me apetece hacer es más trabajo mental. Sé también que debería aprovechar más las dos horas de la comida, pero ¡joder!, no soy perfecta.

El caso es que no iba a hablar ni de lo poco prolífica que soy, ni de mis no trofeos de WordPress, aunque tenga relación. Tenía pensado escribir de una puerta abierta al pasado durante las vacaciones de Semana Santa. Terminé de hacer limpieza en las cajas de recuerdos que tengo en casa de mis padres. Tiré dibujos, apuntes, libros escritos y pintarrajeados que ya no le servían a nadie más. Un poco de todo lo que hice en clase desde preescolar hasta la universidad. Cargando un montonazo de hojas sueltas, intentando mantener el equilibrio para no hacer dos viajes, mis brazos no pudieron más y todo se desparramó por el suelo. Aburridos apuntes en blanco y negro se mezclaron con los coloridos diseños hechos con la Rueda de la moda y, entre todos ellos, una discreta hoja escrita a lápiz. Una letra enorme y al menos una falta de ortografía en cada línea me descubrieron lo que supuse que fue una tarea de clase. No puedo reproducirla literalmente porque, aunque la aparté para guardarla por lo que significaba, al final ni mi madre ni yo pudimos encontrarla.

Para empezar estaba datada en Hollywood. Ni Disneyland, ni una selva, ni las misteriosas pirámides de Egipto que ya me maravillaban gracias a Axterix y Cleopatra. Me sorprendió un poco y seguí leyendo. La carta era para mi prima Irene, le contaba cómo había llegado en barco, que el hotel era estupendo, que estaba comiendo genial (yo siempre pensando en el zampe) y, de pronto, la gran sorpresa. Estaba en Hollywood para rodar un anuncio ¡como directora! Me quedé alucinada. Que yo recuerde, siempre he querido escribir, pero no fue hasta que entré en contacto con el guion en la universidad cuando me entró el gusanillo del cine. Además, no quería ser actriz, sino directora. Todas mis amigas querían ser princesas, cantantes o actrices famosas, sin embargo a mí lo que me iba era el trabajo detrás de la cámara.

Cuando escribí la carta ya había visto algunas de mis pelis favoritas y algunas de las que me marcaron como espectadora: Blancanieves de Disney, E.T., Fantasía, Lo que el viento se llevó, Ben-Hur, El coloso en llamas… Pero no recuerdo que quisiera dedicarme a eso, como mucho me paseaba por casa con la cesta de los rulos de mi abuela, imaginando que era Scarlett O’Hara yendo a una fiesta a los Doce Robles. Pero no sabía ni quiénes eran sus directores y mucho menos que había sido escrita por una mujer.

Me sorprendió muchísimo, sigo en shock. Me gustaría enmarcar esa carta, al menos escanearla, pero es como si se desintegrara. Me gustaría recordar cada palabra, porque ahí estaba mi subconsciente de diez años diciéndome qué quería y qué quiero hacer. Me gustaría verla cada vez que me siento delante del ordenador a escribir para no abandonar y seguir persiguiendo mis sueños infantiles. ¿Hay algo más bonito que eso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s