Sin categoría

La piedra de la paciencia: el viaje de la heroína

Normalmente uso el masculino como neutro, pero la protagonista de esta película se merece que lo ponga en femenino.

Oí hablar de La piedra de la paciencia cuando se estrenó hace unos meses. Me llamó la atención, pero la olvidé. Hasta ayer. Una compañera de trabajo la mencionó, esta vez me atrapó de verdad y pensé que había llegado el momento de verla. Está dirigida por el autor de la novela en la que se basa, Atiq Rahimi, y el guión es suyo y de Jean-Claude Carrière.

La acción transcurre en una ciudad que puede ser Kabul (si lo asociamos a la nacionalidad del director) o puede ser cualquier otra. Una ciudad en guerra. Cuando la Mujer comienza a contar su historia, le dice a su marido: “Como cualquier héroe no estabas”. Y ahora que él está, ella sigue estando sola. Y los espectadores pronto nos damos cuenta de que ella es la verdadera heroína.

1. El mundo ordinario.

El mundo ordinario de la mujer es su casa, donde cuida a su marido en estado vegetal y de sus hijas. Sin dinero, sola y rodeada de los peligros bélicos. Bombardeos continuos de los que se refugian en un sótano que no pinta nada seguro.

2. La llamada de la aventura

Al salir del sótano en el que se refugian de los ataques, la mujer ve que le han robado. Su desesperación llega al límite cuando descubre los cadáveres de sus vecinos. No hay rechazo. Ha llegado el momento de irse, aun teniendo que dejar solo al hombre.

5. La travesía del primer umbral.

La mujer se va con sus hijas a buscar a su tía. Sale de su casa para volver más tarde, cuando sus hijas están a salvo con su tía. El mundo especial será esa casa a la que regresa, ese mundo en el que puede hablarle a su marido, contarle todos sus secretos porque él no puede hacer nada más que escuchar.

4. El encuentro con el mentor.

El encuentro con el mentor se produce tras atravesar el primer umbral. La mentora es su tía, una prostituta. Le da dinero, acoge a sus hijas, le da consejos y le cuenta la historia de la piedra de la paciencia. El encuentro con ella es ya un flashback pues la mujer está de nuevo en su casa.

6. Las pruebas, los aliados, los enemigos.

Aliados poco, las mujeres están bastante solas en Afganistán. Sólo el soldado joven, que además de pagarle por sus servicios como prostituta, le arreglará la puerta y le llevará regalos. Entre ellos se establece una conexión. Enemigos muchos, empezando por su propio padre. Y pruebas, al menos una cada día, tanto pasadas como presentes: la historia del gato, la codorniz y la cicatriz por la que su marido nunca le preguntó, las visitas del mulah, un nuevo ataque… Pero sobre todo, mantener con vida a su marido y mantenerse con vida ella misma.

7. La aproximación a la caverna más profunda.

Este punto me ha costado. El escenario principal siempre es la casa: su hogar y el del antagonista. La aproximación a la cueva más profunda es algo interno en ella, más que físico. Creo que puede ser el momento en que el soldado le deja un paquete con granadas en el patio. Para los dos, esa relación es algo más que una transacción comercial. Para el soldado ella es alguien que le da afecto (no sólo sexo) en un mundo duro y violento. Ella encuentra a alguien que le ayuda, alguien al que le puede enseñar lo que sabe de sexo y no la juzga por ello. La aproximación a la caverna es la preparación de la conversación siguiente con su marido influenciada por todos esos nuevos sentimientos.

8. La odisea (el calvario).

La mujer le ha contado a su marido todos sus secretos, se “enfrenta” a él para hablarle de otro hombre, sabe que puede volverse un monstruo como su marido, pero siente algo por él. La mujer no es la misma y espera que al despertar su marido tampoco sea la bestia de siempre. De pronto, se da cuenta de que no está obrando bien metiendo su mano bajo las ropas del hombres y busca el Corán, que no aparece.

9. La recompensa.

Su recompensa es su independencia. “Ya no necesito a nadie”…

10. El camino de regreso.

No hay camino físico, el espacio es siempre el mismo. Pero sí hay un retorno a la “conversación” tras un descanso que ella aprovecha para arreglarse para una nueva sesión de confesión con su marido.

11. La resurrección.

La mujer le revela su mayor secreto. Sus hijas no son hijas de él. Pero no termina la historia porque él ha abierto los ojos e intenta asfixiarla. Su resurrección se produce cuando lo mata clavándole su daga y puede volver a respirar.

12. El retorno con el elixir.

Al fin es libre de él, ése es su elixir. Libertad para decidir cuál será su próximo paso, aunque esto sea un poco utópico teniendo en cuenta el lugar al que pertenece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s